No me gusta

Página

No me gusta mirarme al espejo, ni las remolachas, ni la arracacha, ni las lombrices, y mucho menos que me besen con el aliento a tabaco, no me gusta que me toquen con las manos ásperas, ni que me hablen cuando tengo una idea en proceso, manejar cuando hace viento.
No me gusta que no me quieras cuando me muero por ti, el arenque ni el salmón crudo, los claveles que me recuerdan los entierros de mi infancia, Rafael, Julio Iglesias, Marianela, los libros con personajes esnobistas que pretenden venderme una idea de sociedad café latte, no me gusta el café amargo, el pepino, el pimentón, la agriera, el dolor de estomago, el tecno ni el house, el olor a diesel  y a fabricas de papel, esperar con ansiedad, los sermones y la cantaleta, no me gusta que me mientan, no me gusta el romanticismo ni Velásquez, el aguardiente y el alcohol, trotar, el futbol, que me empujen, las multitudes, comprar ropa y medírmela, hablar de horas de gimnasio, de músculos y de grasa acumulada por los años, el cáncer, las sepsias, la manipulación, la esclavitud, la religión impregnada de doble moral, el fanatismo, tanta racionalidad que mata la imaginación de lo posiblemente inexistente, cocinar cada día, ser ama de casa, la plantas marchitas, el eco, el olor a anticuaria, los pisos de plástico y de pino, los ataúdes, las paredes y techos de madera al natural, noviembre, el vacio de mi alma, el desamor, el desapasionamiento, la angustia y la depresión, los restos de comida guardados y con moho, las cucarachas y las babosas, los altavoces de vendedores ambulantes en las mañanas que quiero dormir, los repollos de Bruselas, escribir con bolígrafos, Chopin, Para Elisa de Beethoven, poner tildes, las historias sin concluir antes de morir, el no poderte hablar, las palabras mal traducidas y los malos entendidos por la insuficiencia de un idioma en común, el frio sin alguien que me pueda calentar, la comida de colegio, las verduras sobrecosidas, el eneldo, el olvido, recoger el desorden y guardar la ropa en el armario, dormir en el primer piso y sin almohada, que me digas que me entiendes y las frases de cajón, Jim Carrey cuando hace papeles de bufón, las rancheras, las películas del oeste, de vaqueros y de guerra, cierta fidelidad, las estructuras inflexibles, objetos diseñados pero que no funcionan, los abogados y las tracto mulas, las feministas extremistas y los extremistas, el buzón del correo lleno basura y de cuentas por pagar, mi salario y los días que te vas sin decirme buenos días mi amor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s