Reflexiones sobre El Tunel – Ernesto Sábato – parte II

Página

Image

Reflexiones a partir de El Túnel de Ernesto Sábato

Hay algo que me intriga desde hace algún tiempo, hace no más de dos o tres meses volví a sentir esa necesidad imperdonable de escribir,  es terrible, porque es algo que simplemente me convierte en un ser asocial  que tiene que luchar en contra de los deberes y las obligaciones de cada día…

Mi estomago se contrae, siento como esa risa angustiante y contradictoria se apodera de mi, se me revuelven los intestinos… la sangre bombea indiscriminadamente, tengo cien mil ideas que no quiero dejar escapar, doscientas mil fotos que quiero tomas y retocar, miles de cosas que quiero investiga, que quiero hacer, que quiero leer, que quiero escribir… que quiero… quiero…  Quiero y  más quiero…

Pero escribir es una infamia, un acto egoísta, especialmente cuando las palabras brotan por los poros…
uffffffff no es tan fácil…
…están aí gritando y pidiendo paso, me robo el tiempo,  ese tiempo al que le pertenece mi presencia, y a cambio quiero meterme y aíslame en esa caja llamada Pandora, esa que está a la espera de mi esperanza.

Durante este invierno inaguantable como todos, he ansiado la llegada de la primavera, sin embargo esa misma primavera significa actos heroicos… pero hoy no quiero ser heroina, no quiero salir,  ni contactarme con la tierra, ni con el olor a hierva que esta brotando, no quiero ver el atardecer enrojecido que se deslumbra por mis ventanas, hoy quiero estar en la cueva, y hablarles sobre mis últimos hallazgos…

Si, es El túnel nuevamente, ese que últimamente no me suelta. Y pareciera que el mundo entero tampoco lo quiere hacer, todos están en su búsqueda, lo persiguen… y me pregunto ¿porqué? ¿Qué es lo que tanto buscan? No lo sé, pero yo seguiré buscando en él ese algo extraño… tan lleno de angustia propia a la existencia.

Por esta razón que he vuelto a releerlo y esta vez lo voy a deshuesar, lo prometo!

Hace unos días, cuando estábamos tomando el sol en Chipre, jugábamos M.I.G. salió una pregunta con la que inmediatamente asocié a  Søren Aabye Kierkegaard con Juan Pablo Castel por no decir mejor con Ernesto Sábato.

Kierkegaard fue un filósofo y teólogo danés del siglo XIX, a quien se le considera padre del existencialismo. Su obra se basa en la idea del sufrimiento y la angustia.
Kierkegaard paradójicamente significa cementerio. Su infancia fue trágica, es muy probable que estos hechos fundamentaran sus ideas filosóficas.

En su obra O lo uno o lo otro muestra dos visiones de la vida, una conscientemente hedonista, la otra basada en el deber moral y la responsabilidad. Él, llegó a la conclusión de que había ciertas actitudes fundamentales en la vida, actitudes que un ser humano puede tener. Estas diferentes formas de relacionarse, las clasificó: actitud estética, ética y religiosa (o etapas “de desarrollo del alma”).

El hombre que escoge la aproximación estética, opta por renunciar a todo aquello cercano a la moral y las obligaciones, de hecho elegir o no elegir, sino que centra su vida únicamente en el placer – un estilo de vida que con el tiempo, dará lugar a la manipulación, al engaño y a la angustia interna.
El esteta puede, de acuerdo con Kierkegaard, optar por el suicidio o repensar su acercamiento a la vida a fondo, o incluso puede llegar a ser un experto en ética.
El hombre que escoge la aproximación ética, opta por asumir plena responsabilidad por sus vidas y sus actos.
Y por último,  el religioso, el hombre que confía en Dios y hace lo mejor para vivir de acuerdo con la ética y la moral con la que fue formado.

“Al existencialismo se le ha atribuido un carácter vivencial, ligado a los dilemas, estragos, contradicciones y estupidez humana. Esta corriente filosófica discute y propone soluciones a los problemas más propiamente inherentes a la condición humana, como el absurdo de vivir, la significancia e insignificancia del ser, el dilema en la guerra, el eterno tema del tiempo, la libertad, ya sea física o metafísica, la relación dios-hombre, el ateísmo, la naturaleza del hombre, la vida y la muerte. El existencialismo busca revelar lo que rodea al hombre, haciendo una descripción minuciosa del medio material y abstracto en el que se desenvuelve el individuo (existente), para que éste obtenga una comprensión propia y pueda dar sentido o encontrar una justificación a su existencia. Esta filosofía, a pesar de los ataques provenientes con mayor intensidad de la religiosidad cristiana del siglo XX, busca una justificación para la existencia humana. El existencialismo, de acuerdo a Jean-Paul Sartre, dice que en naturaleza humana la existencia precede a la esencia (lo que para algunos es un ataque a dogmas religiosos), pensamiento iniciado por Aristóteles y proseguido en Sartre, quien indica que los seres humanos primero existimos y luego adquirimos esencia; es decir, sólo existimos y mientras vivimos, vamos aprendiendo de los demás humanos que han inventado cosas abstractas, desde Dios hasta la existencia de una esencia humana previa, el humano entiende Sartre se libera en cuanto se realiza libremente y esa es su esencia, su esencia parte desde sí para-sí .”

No sé… hablaremos luego…. YA ME DIÓ ANGUSTIA EXISTENCIAL!

Perdónenme por mis errores de ortografía, de gramática y sintaxis, por las enésimas tildes que no he puesto –  estoy solo pensando y escribiendo en un computador prestado, a si que no me proveo de un corrector en español – como sabrán,  muchas veces pienso en sueco y viceversa!

Mientras tanto los invito a ver por youtube  una de las películas de El Túnel, está dividida en 7 partes, he acá el enlace de la primera parte:

EL TUNEL
GENERO: Drama (novela de Ernesto Sábato)
DIRECTOR: León Klimovsky
INTERPRETES: Laura Hidalgo, Carlos Thompson, Santiago Gómez Cou, Bernardo Perrone, Maruja Gil Quesada, Beba Bidart
AÑO: 1952

3 comentarios en “Reflexiones sobre El Tunel – Ernesto Sábato – parte II

    • Uhmmm me gustaría darte una solución si en realidad la tuviera, el amor, la angustia, los celos o la paranoia son fantasmas a veces imposibles, encerrados y manipulados por la mente… Otras veces inmanejables… Quien es Juan Pablo? En donde habita? Un proceso, una terapia una locura, un encierro aislado? No lo se…

      Un problema literario? Una realidad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s