Sombras en la pared

Estándar

Autorretrato: Mis manosMis manos… artefacto inquieto de mi cuerpo, mártir de mis ansiedades, susceptibles a los más y a los menos de Celsius. Manos sensibles al tacto y al sentir de las formas, temerosas y atrevidas, juguetonas y adictas al grafito y al papel. 

Manos incapaces de quedarse quietas al movimiento de mis labios, transformadoras de palabras en garabatos, óleos y acuarelas.

Mis manos, compañia inevitable en mis bitácoras, pañuelo de mis lágrimas, escudo de mis iras, antenas receptoras de mis ideas, amantes de mis silencios y mis algarabías.

Y cuando la música que me apasiona suena, desesperadas dan un brinco para ponerse en contacto con el aire y los acordes que las mueven.

Y cuando mis manos se apoderan de un pincel, pierden su contacto a tierra, se mimetizan con mis ojos y navegan en una burbuja sin tiempo y sin espacio.    

Y Cuando la noche llega se acurrucan en silencio, y van releyendo lentamente mis historias, mis monólogos, y si aún no concilian el sueño, de deslizan por mi tobogán del tiempo, a ese del “Había una vez… un juego de sombras reflejadas en la pared…” reflejando nuevamente sombras en espacios intangibles, mimetizándose en conversaciones imaginarias con seres tan reales como utópicos haciendo esenciales esos minutos de mi existencia.

Y esas manos recuerdan con un poco de nostalgia y otro tanto de esperanza aquel juego entre la serpiente encantada, encantando y adormeciendo los sueños del conejito Playboy reflejados en el claroscuro de mi habitación al compás de los tambores y los vientos de Ravel.                                                                                        

_____________________________________________

(Propuesta #1 – Taller de escritura creativa) Autorretrato: Mis manos 

Me he lanzado nuevamente a este charco de palabras y relatos con o sin cabeza ni pies, en estos días al igual que de vez en cuando las palabras me persiguen queriendo brotar por mis ojos, necesidad absoluta de canalizar o hacerle catarsis a este oceano de sueños intangibles y monólogos delirantes a los que poco poco ire exparsiendo al azar!