Cómo analizar una obra de arte I

Estándar

Salvador Dali – España

Cuando nos encontramos frente a una obra de arte, una escultura, una foto, una instalación etc.  Abrimos un dialogo y nos hacemos preguntas y cuestionamientos, no es extraño escuchar comentarios tales como:
¿Qué es esto o aquello? ¿Me gusta o no me gusta? Simple, muy simple!

Inmediatamente hacemos una valoración intuitiva, una lectura sensorial, rápidamente le damos el sello de aprobado o desaprobado, especialmente cuando la mente reconoce los códigos estéticos, reconoce el motivo, al artista.

Sin embargo hay obras que requieren no solo de los sentidos sino también del intelecto, de marcos de referencia, de sentarnos frente a ellas por largos lapsos de tiempo y darnos la posibilidad de descubrir ese extraño y complicado objeto que nos envía códigos y claves que nos ayuden a entender o al menos a percibir esa idea,  producto del proceso creativo del artista.

  • Probablemente lo primero que nos llamará la atención será su color o colores que pueden provocar efectos de luz o no.
  • Después nos daremos cuenta de las formas  en el dibujo y percibiremos si éste es realista o no, si nos están plasmando algo que ya reconocemos o si por el contrarios está lleno de irreverencias, fantasía, e irrealidad.
  • Intuitivamente hacemos un recorrido visual más detenido, tratamos de describir lo que estamos viendo, más no lo que creemos saber. Entonces la pregunta es
    ¿qué vemos en el cuadro? Tratamos de definir el tema, por ejemplo si es un frutero sobre una mesa, o una mujer sentada de espaldas en el bosque con tratando de cerrar su vestido. O formas geométricas que se unen creando ilusión de movimiento etc.
  • Describimos la composición: la colocación o distribución de los elementos en la superficie del papel, del espacio o del lienzo.
  • Describimos las técnicas: qué tipo de pintura se ha utilizado para realizar el cuadro: óleo, acuarela, témpera, ceras, etc.
  • Describimos Los estilos: la forma o manera en que se suelta la pintura u otros, si es clásico, surrealista, impresionista, vanguardista.
Instalación: Boca

Instalación: Boca – TWOL – 2012

A mi por lo menos me pasa, que cuando una obra de arte, o de música, o de cine, o fotografía etc. me llama la atención, quiero saber más, mucho más, incluso a veces termino por destruir ese primer impacto placentero, para darle cabida a la razón y quiero saber entonces quien fue ó es el artista, como si estuviera jugando ese juego al que le llamábamos stop o alfabeto: nombre, apellido, ciudad, año, material, forma,  cosa, color, que le gusta, que no le gusta, porque se volvió loco, porque tan solo, porque tan esquizofrénico,  porqué? y porqué?… sin embargo después de un tiempo todas esas historias se van borrando y lo que queda de todo esto es el recuerdo de esa sensación, ese sabor que me queda en la boca y se ha ya registrado en algún lugar de mi laberinto cerebral.

Pero a medida que vamos creciendo vamos perdiendo esa capacidad esponja, receptora y auténticamente critica que teniamos cuando eramos niños, nos dejamos llevar por esos códigos estéticos preestablecidos,  nos reímos en silencio cuando nos muestran los vetos, miramos de reojo y nos convertimos en el discreto amante que no quiere ser descubierto y por el contrario terminamos destruyendola sin antes haberle dado una oportunidad a entenderla… de la misma manera como lo expresa Alfonso Guido en su blog – Por la mierda del artista – Todo el arte es inhumano!

Detalle de The Shape of Space de Alyson Shotz - USA

Foto: experimentando la obra de Alyson Shotz – The Shape of Space

En cambio un niño, ver arte con mi hijo es fascinante,  siempre preguntándose y describiendo las cosas desde su imaginario fantástico y exagerado, porque los niños no solo la ven con los ojos sino también con los oídos, escuchan la obra (siempre y cuando les haya llamado la atención), le agregan sonidos e instrumentos, ven la obra con el tacto, la tocan, la sienten, la huelen, la olfatean, la saborean pasándole la lengua con gestos de catador con experiencia, la viven, la recrean, la renombran la comparan y al final con una sonrisa en la cara, satisfecho analítico de arte, me mira y me dice: ¿ya nos podemos ir?

Preguntas que te ayudan a conversar con una obra:

Si ya dejaste de ser niño y más aún has olvidado serlo, esta guía preguntas te podrán ayudar a entender un poco el arte, mirarlo desde la idea de la percepción, la imaginación, e incluso podrian inspirarte a crear!

Interpretación de la obra + Propias ideas y reflexiones: Interpretar una obra de arte significa entender su mensaje, la función  o la intención que el artista quiere comunicar. Estas son preguntas que nos podemos hacer para sumergirnos en la obra a analizar. Mientras más respuestas encuentres, mucho mejor!

  • ¿Qué te dice el nombre de la obra?
  • ¿Qué estado de ánimo te produce la obra?
  • Como sientes la obra: ¿interesante? ¿divertida? ¿deprimente? ¿Triste?
  • ¿Te gustaría estar plasmado en algún lugar de la obra, dónde?
  • Tal vez escuchas algún sonido, o sientes algún olor cuando vez la obra, podrías describirlos?
  • ¿Cómo son los colores? ¿fríos? ¿Calidos?
  • ¿Y las pinceladas cómo son? ¿Cortas? ¿Largas? ¿Punteadas? ¿Dramáticas? ¿Suaves?
  • ¿Qué crees que haya pasado antes de que el pintor plasmara los colores en el lienzo?
  • ¿Qué crees que va a pasar en la próxima secuencia?
  • ¿Qué crees que pasa afuera del marco si quisieras continuar con la escena? ¿Atrás? ¿Encima? ¿Debajo? ¿A los lados?
  • ¿Que nos quiere decir el artista con su obra?
  • ¿Cómo sientes  la obra en su totalidad?
  • ¿Cuales o cuáles son los detalles que te parecen son más importantes?
  • ¿Qué detalle fue el que primero te llamó la atención?
  • ¿Cómo sientes la obra, fría, cálida?
  • ¿Cómo sientes el clima, llueve, hace viento, es calmado
  • ¿Es de día o de noche?
  • ¿Qué lugar del planeta o del universo se plasma en la obra?
  • ¿Es un mundo fantástico, o  una metáfora, o una realidad?

Y como muchas cosas en la vida, tus pensamientos y reflexiones son lo que hacen la obra interesante e importante, de qué manera la obra te mueve y remueve ideas, estados de ánimo, etc. no importa si te gusta o no te gusta siempre y cuando puedas motivar esa valoración desde un punto de vista analítico y cuando puedas responder ese Que, como, cuando, donde, cual, etc. Sin haberla comprado te has apropiado de ella. Porque la has sentido… la has vivido.

Panofsky y el Análisis de la imagen

Anuncios

5 comentarios en “Cómo analizar una obra de arte I

  1. Me ha gustado mucho. Las preguntas que planteas son fundamentales, porque con las respuestas de cada uno, el espectador hace suya la experiencia que le transmite la obra para bien o para mal. Empatizará con ella o le dejará indiferente….

  2. No podria haberme encontrado mejor articulo, cada pregunta me a hecho aclarar el camino hacia el comprender una obra, tanto que necesito para poder implementar y repensar mis trabajos personales, sin duda un ensayo que necesita ser preparado, este es el lado intelectual que en lo personal, busco tener resuelto. Esta metodologia dara forma al sentido que busco dar en mis obras fotograficas, buscando a toda posibilidad, dejar cualquier ambiguedad fuera. Muchas gracias por el articulo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s