Recuperación de la memoria – parte 1

Estándar

Estoy casi segura que esta historia comenzó un viernes por la noche,  un día cualquiera al comienzo  o tal vez ya entrado el otoño, del año dosmilnueve.
El semestre escolar empezaba a marchar al igual que mi curso de español en Malmö.

Mi alma continuaba rastreándose por el piso y las ganas eran muy pocas, no era capaz de contar los días y mucho menos de planear el futuro. El verano, al igual que esos días inactivos dedicados a reconstruir mi estratósfera, ya habían terminado.

El teléfono suena, reconozco la voz de mi compañera de trabajo, quien con su tono de voz dulce y graciosa me recordaba esa cita planeada para el sábado, cita que se había borrado de mi mente, es más, no sabía ni siquiera de que se trataba, ni a que iba y mucho menos para donde iba. Solo sé que me movía por osmosis y respirar era simplemente una cuestión de habito, porque lo había hecho muchas veces en mi vida.

-Recuerda que las conferencias de las Jornadas Pedagogicas empiezan a tal hora y que debes llegar un poco más temprano para que encuentres parqueadero,  recuerda que habrá mucha gente en la feria del libro,  aproposito, el tema central es Latinoamerica, uy, y no me quisiera perder la conferencia de Isabella Allende, que estará alli como invitada especial.
Si quieres te espero cerca de Liseberg para que nos inscribamos justas.
A propósito ¿ya sabes a cuales charlas vas a ir? – todo esto lo decía con una naturalidad y fluidez como si fuera algo tan cotidiano… mientras yo, la escuchaba y trataba de armar un rompecabezas incompleto, no entendía nada.

-Lo siento, se me ha olvidado – respondí, todo lo que ella decia pasaba sin ser digerido, no codificaba, pero estaba bien, aprovecharia ese dia para salir un rato de esa burbuja desolada.

-¿Puedo ver la lista de charlas por internet? – le pregunté.

Mientras hablábamos, iba repasando una lista enorme de nombres, de pronto reconocí uno, y se me revolvieron las tripas con solo pensar en la gramática de Cea, quien aparecía allí como conferencista invitado… cierro los ojos y puedo oirlo…  con su tono arrogante y egocéntrico

En mi curso de español habíamos comenzado a estudiar un poco la literatura contemporánea con relación a la guerra civil española. Por este motivo, elegí la primera charla dada por Soledad Miguel, “Recuperación de la memoria: fenómenos más significativos”

La segunda charla la escogí simplemente porque me gusto el nombre, “Mentiras de papel”, el conferencista? No lo recuerdo y tampoco anoté su nombre.

La tercera y última charla, y como lo mencioné anteriormente, por ganarme un punto y por no querer ver ni aguantarme a Cea, escogí “La muerte del realismo mágico” dictada por un tal Ignacio Padilla.

Hoy, he encontrado anotaciones hechas ese día y quiero transcribirlas y publicarlas, sobre todo porque ese día que fue real, se volvió mágico y la muerte fue cambiando de forma, ese día empezó mi catarsis.

A pesar de las recomendaciones de mi compañera, hoy amiga, llegue justo a la hora precisa, ni minuto mas ni minuto menos…cosa habitual en mi. No habíamos elegido ninguna charla en común, no importaba, quizás fuese mejor, tendríamos información para intercambiar.

Recuperación de la memoria histórica: Fenómenos más representativos

“Hoy día en España el término Recuperación de la Memoria Histórica se utiliza para denominar el proyecto de recordar y reparar a las víctimas de la represión franquista, en particular, a los civiles que fueron asesinados y enterrados en fosas comunes.

En el taller se analizarán los fenómenos más representativos y se ofrecerán algunas sugerencias sobre cómo profundizar en este tema y cómo utilizarlo en la enseñanza del español. “

Hasta ese momento, me había imaginado algo mas poético, pero de inmediato me di cuenta que estaba totalmente equivocada. De pronto desperté y abrí mis ojos a ese dolor ajeno y masivo, ese que se esconde y del que nunca se habla, ese dolor que permanece hermético, producto de una violencia infame, cruel, genocidio inmundo, bañado de sangre y de tortura.

Mientras ella hablaba de la impunidad de los crímenes cometidos durante la época de Franco, de fosas comunes, de represión,  de los continuos fusilamientos clandestinos, de odio, de una iglesia corrupta, de un holocausto que no puede entender sino se habla desde la perspectiva de quien la ha vivido.

¿Qué es un torturador? ¿Qué es una tortura?
Para hablar de la vida, hay que hablar de la muerte, de la muerte cercana, porque de lo contrario la muerte no se entiende ni se imagina.

¿De qué manera pensarías si tu abuelo estuviera en una fosa común? ¿O si supieras que a tus tíos los mataron, al uno por ser godo y al otro por ser guerrillero?
Echar al olvido, no significa olvidar. Es simplemente una estrategia para poder seguir adelante.

Yo me transportaba por mi sangre y recordaba esas historias que nunca fueron contadas, que cuando por cosas del azar se mencionaban, inmediatamente era como si les pusieran una equis, se sellaban con cinta aislante y se les ponia un sello absoluto de sensura “En esta casa, no se habla de ello (punto)”.

En la habitación de mi abuela,  había dos fotos enmarcadas, dos tíos, uno de derecha y otro de izquierda, ambos habían sido asesinados. Nadie hablaba de los hechos ni mucho menos de los detalles. Pero para mi abuela, ellos estaban ahí, con sus latidos interrumpidos, sin un último adiós, sin entierro digno. Y en el corazón de mi abuela, sus dos hijos seguían presentes, cada mañana al despertarse y cada noche en sus oraciones antes de cerrar sus ojos.

“Buenas noches Rafael Horacio… Buenas noches Pedro Hernando… ¡que en paz descansen!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s