Tomates rellenos y asados

Estándar

Por fin el termómetro muestra grados que superan los diez sobre cero, hoy tenemos invitados y ¿qué puede ser mas delicioso y placentero que prender el asador? solo para decirle al alma que ya pronto el sol empieza a calentar y no solo eso, hoy cuando las manecillas del reloj muestren las doce de la noche, cuando nos levantemos mañana, nos daremos cuenta que le hemos robado una hora a Morfeo, porque ya tendremos la hora de verano..

Desde hacía ya varias semanas sabia que tendríamos invitados, en la semana 12, el día sábado. Mirando el pronóstico del tiempo sabíamos que haría un buen día para asar, pero como pertenecemos a esa clase de seres humanos que viven justo en el hoy, o ni siquiera eso, en el ya mismo, estuve dándole vueltas al menú con la pregunta de siempre ¿Qué vamos ha cocinar hoy? y mientras seguía dándole vueltas a mis recetas favoritas, seguía escuchando a Romeo y Julieta, me di cuenta que nunca la había escrito…  traté de recorrerme todos los laberintos de papilas y acertijos…

…Ya han pasado más de dos años desde la última vez que estuve en Sopetrán, fue una visita corta pero necesaria, de esas que se hacen para aliviar la tristeza y reivindicarse con el alma. Esa vez, al igual que la vez anterior, nos reunimos allí para poder estar más cerca, unir ese tiempo ausente con cinta pegante, como si las horas nunca hubieran pasado apropiarnos algunos dias de la cotidianidad y estar juntos mañana, tarde y noche, compartiendo del calor, el agua y el simplemente hecho de estar allí  disfrutando y hasta incluso soportando la insoportable música del vecino.

 Pedro se encargo del asado, hizo cosas extremadamente deliciosas y básicas, el secreto estaba en ir degustando cada sabor uno por uno… cada plato, era un solo ingrediente que se destacaba por si solo con la ayuda de un buen aceite de oliva, sal y pimienta, obviamente el toque final será reserva del cocinero.

Cada sabor iba aportando una experiencia al paladar casi imposible de olvidar, así que no tuve más remedio que sentarme en la hamaca del tiempo, olfatear y recordar el sabor de las calabazas, los zuchinis, las berenjenas, las cebollas, los hongos y el de la piña.

Y de repente aparece otro sabor… una mezcla de albahaca y ajo… y es ahora que no se si debo devolverme un año más en el calendario…

Judas traía un conjuro en la cabeza, un sabor que se robaría el show, esta vez le tocó el turno a los tomates…

…Me veo allí junto a él, cortándole las tapas a los tomates, sacándoles el relleno y vertiéndolos en un tazón, rayando los quesos… -a la vez que me recontabas ese libro que te estabas devorando mientras te dorabas en el sol; veinte minutos la espalda, veinte minutos el pecho, veinte minutos la espalda, y en una pausa cualquiera una ceja se levanta para confirmar que todo anda bien…

Luego con ese tono de apasionado cocinero me decías:
recuerda que mezclas esa pulpa de tomate con la mantequilla, el ajo,  la albahaca, el queso mozzarella, el queso parmesano, sal y pimienta. Finalmente rellenas las conchas de tomates con este conjuro, le pones las tapas y los envuelves a lo cebollita en papel aluminio para que no se les escapen los jugos al ponerlos en la parrilla…

Hoy no olvide ningún detalle, incluso me inspire viendo una de esas fotos que encontré en la caja de pandora…

Mis invitados quedaron encantados con el conjuro de Judas… al que bien acompañamos con un salmón  envuelto en papel aluminio con sal de mar, pimienta/citrón y aceite de oliva, y unos espárragos verdes frescos  que también asamos, a ellos les rociamos aceite de oliva, sal de mar y un toquecito de tomillo. Tomamos un vino rosé que pasaba muy bien.

Para terminar el postre fue un pastel de frutillas del bosque, frambuesas, moras, grosellas rojas y negras de nuestro jardin, esas que recogimos el otoño pasado… pero como se me olvido comprar salsa de vainilla, lo acompañamos con helado de limón que teniamos en el refrigerador, y le dio un balance exquisito.

Anuncios

Un comentario en “Tomates rellenos y asados

  1. Ana María M

    hmmm me encantó!!! pero lo mas curioso es que no sabía que habias vuelto a Sopetran… calro que era obvio querer estar allá y abrazar los recurdos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s