4 Poemas… una idéa… un imaginario

Estándar

Hay cosas en la vida que se hacen sin pensar y salen mal que bien, porque se hacen automáticamente, porque no le exigen mucho o nada a ese yo que habita adentro, el que siempre esta buscando lo que no se le ha perdido y que al final después de darle muchas vueltas, encuentra.  Y nuevamente me he encontrado en mi dilema y no es que me la haya pasado ronciando… porque no lo pude escoger al azar.  He buscado afuera y dentro, me he encontrado afuera y adentro…

Y de repente aparece el imaginario, un presente que no está fijo, que se dirije tanto a mi pasado como a mi futuro, de temporalidad inestable… de lejania, sobre cargado de emotividad, dudoso e hipotético. Y de repente vuelven a aparecer esos momentos que se habian llenado y que hoy se siguen llenando de estados de animo  donde…

Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como montaña
de cumbres repetidas.

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.

A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un árbol
con las últimas hojas.

Pero hoy me siento apenas
como laguna insomne
con un embarcadero
ya sin embarcaciones
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde
te acerques y te mires,
te mires al mirarme.

Mario Benedetti – Estados de ánimo

Y en ese viene y va, en ese péndulo que no descansa… máquina del tiempo que no deja de buscar esos vínculos inevitables, esas aparentes coincidencias, me adueño también del tiempo oscilante, y voy tejiendo esa trama que por razones de un destino inexplicable se cruza, se choca y me involucra inevitablemente con ese otro extraño y ajeno y/o común a mi burbuja.

Y de repente un dia cualquiera de este invierno, de noches hipercongelantes, con la idéa de poner mi mente mas blanca que la nieve misma, en medio de la nada… y en plena contemplación de una noche atrevida y boreal, leo el periódico y quedo atónita… entro en chock  cuando me encuentro que en un lugar no muy lejos de allí se celebraría el festival de la noche en honor a León de Greiff.  En Korpilombolo… un lugar mas allá de la imaginación, casi inexistente y diminuto. Pero él lo encontró y yo a él, mas allá del círculo polar ártico, donde las noches son tan largas y el silencio impredecible.

Y juntos sin saberlo, quizás hemos caminado por las mismas calles, hemos imaginado lo que nuestros ojos nunca han visto, nos hemos bañado de noches plateadas, cálidas y frias…

Yo de la noche vengo y a la noche me doy…
Soy hijo de la noche tenebrosa o lunática…
Tan sólo estoy alegre cuando a solas estoy
Y entre la noche, tímida, misteriosa, enigmática!

Tranquilo y sonriente por las callejas voy,
Indiferente a toda la turba mesocrática.
Y sin odios…tan bueno como me siento soy!
Sin embargo…¿y el odio por la Dueña Gramática?

Pero la noche sabe borrar esos rencores…
¡la noche! Lady Macbeth azarosa asesina!

Qué es la noche resumen de humana y de divina
Proteidad, y que es urna de todos los olores…
Cuándo vendrá la noche que jamás se termina?

León De Greiff  – Tergiversaciones

Pero soy demasiado cuerda y cuadriculada para ser artista, no puedo volar porque la consiencia me ata a una moral o a una existencia temerosa, y la pereza no me ha dejado atravesar este plano físico para encontrar mis musas en esferas desconocidas.

No puedo ser artista de esta cotidianidad invadida de seres descabellados capaces de atraverse a saltar en el vacio, de alucinaciones propias creadoras de cadaveres esquisitos, de juegos extravegantes y de bebedizos prohibidos.

Cómo poder ser artista a pasos interrumpidos, sueños que me deboran e incomodan, como ser artista cuando los deberes crecen como la maleza en un prado desnutrido.

¿Cómo poder pensar sin tener que pensar, solo dejandome llevar por lo que al pensamiento le da la gana, cruel irreverencia? ¿Cómo dejar a la elocuencia razonamientos abstractos y cabales que se desvanecen por la ausencia de lápices o de teclas?

Y es ahi donde esa monstruosidad quisiera perder sus elocuencia otra monstruosidad quizá llamada desvario.  Acertijo incomprendido.

Y en esa busqueda de formulas mágicas encuentro el antídoto Dada que dice así:

Coja un periódico
coja una tijeras.
Escoja en el periódico un artículo de la longitud que

quiera darle a su poema.
Recorte el artículo.
Recorte enseguida con cuidado cada una de las palabras

que forman el artículo y métalas en una bolsa
Agítela suavemente.
Ahora saque cada recorte uno tras otro.
Copie concienzudamente en el orden en que hayan

 salido de la bolsa.
El poema se parecerá a usted.
Y es usted un escritor infinitamente original
y de una sensibilidad hechizante
aunque incomprendido del vulgo.

Tristan Tzara – Para hacer un poema dadaísta

 A veces… cuando sentimos una necesidad urgente de sentirnos y pensarnos como somos… en un tiempo y un espacio determinado, cuando a veces necesitamos correr por un minuto propio pero innecesario…  aunque estemos aferrados a él sin ninguna explicación que lo justifique.
A veces… cuando sentirnos ajenos a una tridimensionalidad inmovil,
nos hace flotar por ingravedades de silencio y soledad.
Y ese a veces… que se vulve cotidiano, caminamos por laberintos invisibles, de ideas poco comunes
que la gente corriente aún no puede entender.
Entonces…empezamos a acercarnos a un mundo de musas y alcatraces
de soles lunares… destierros… desiertos… y mares.
Pero… ¿dónde estan esos seres reales que lo habitan
y ese yo… y ese tu… de cada continente
que forman la esencia de la razón y la locura?

No se me importa un pito que las mujeres
tengan los senos como magnolias o como pasas de higo;
un cutis de durazno o de papel de lija.
Le doy una importancia igual a cero,
al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco
o con un aliento insecticida.
Soy perfectamente capaz de soportarles
una nariz que sacaría el primer premio
en una exposición de zanahorias;
¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono,
bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!

Oliverio Girondo – No sé me importa un pito


[1] Mario Benedetti – Estados de ánimo

[2] Korpilombolos kulturförening tycks aldrig vila. Lagom till Lucia avslutades den sjätte Nattfestivalen i ordningen, den som har sin upprinnelse i poeten León de Greiffs (1895 – 1976) författarskap.

Leon de Greiff kom från Colombia och var en avantgardistisk poet som bland annat översattes till svenska av Arthur Lundqvist, mycket bevandrad i latinamerikansk litteratur. León de Greiff var besatt av natten, det var då han trivdes som bäst, kunde arbeta som mest. På 1920-talet bodde han i den colombianska byn Bolombolo och där skapade han sin litterära gestalt Gaspar som en hyllning till den franske filosofen Aloysius Bertrand och hans Gaspar de la Nuit (Nattens Gaspar) och låter honom resa till svenska Korpilombolo – därav kopplingen, utredd och förmedlad av litteraturvetaren Julian Vasques på Stockholms universitet som en gång kom med idén till Nattfestivalen i den tornedalska skogsbyn.

[3] León De Greiff  – Tergiversaciones

[4] Tristan Tzara,  Rumania (1896-1963) – Para hacer un poema dadaísta

5] Oliverio Girondo – 1891-apartes del poema ”No sé me importa un pito”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s