Junio 6

Estándar

Hoy cuando empecé a esculcar archivos buscando esos primeros mail que nos mandamos fue cuando me encontré la ilustración del ventana, esa ilustración tambien tenia un texto, ese texto lo borré, porque solo quería darle importancia a la imagen.

Pero hoy tenia ganas de pensar en lo que es cotidiano, porque no sé porqué es tan difícil hablar y contar historias acerca de los seres que son presente.

Tal vez porque hacemos parte de lo que existe, de lo que no nos hace falta porque simplemente esta ahí.

Dentro de mis antiguas teorías acerca del amor, siempre he creído en la necesidad de extrañar, porque cuando extraño es cuando empiezo a idealizar y de pronto esos seres terrenales se convierten en dioses etéreos y fantasmales.

Y he tratado de ponerme en la tarea de contar historias acerca de mi presente pasado. Y fue justo hoy cuando quería encontrar el origen de nuestro encuentro, pero como no lo encontré entonces lo empezaré a contar tal vez no desde el principio porque me tocaría devolver la película y ahí es donde me enredo.

Todo empezó dos años antes del final del milenio. Era la época en que Internet empezaba a ocupar las horas libres y no libres de muchos y tambien las mias.

Abrir esas ventanas ciberneticas fue realmente ponernos alas y empezar a volar.  Era la hora de probar las ventajas que traía internet, las posibilidades de conocer gente eran muy a favor.  En esa época estudiaba inglés así que era casi obvio que ese otro en la red debía hablarlo.

Cuando abrí mi correo de hotmail, me encontré un mail de alguien muy amable que se presentaba así mismo, él estaba tambien abriéndole la ventana al universo. Desafortunadamente ese día yo estaba absolutamente iracunda, recuerdo la fecha como si fuera ayer, marzo 25 1998. Estaba que mataba y comía del muerto y conteste dicho mensaje de la manera mas destemplada que se me pudo haber ocurrido, sin embargo al final le pregunté si tenia Net meeting y me respondió que si.

Nos pusimos una cita para el sábado siguiente, teníamos una diferencia de 6 meridianos a mi favor.

Tauro 30 acababa tambien de conectarse con otra latitud, pero eso si, en el mismo idioma.

Los días siguieron transcurriendo como una tormenta en alta mar y un barco que estaba a punto de hundir.
Tauro 24 nos observaba con mirada incrédula.
Yo no pensaba absolutamente nada, mis intestinos estaban revueltos y no estaba en son de cacería.

Se llegó la hora de la cita. Este personaje parecía una serpiente encantada, las horas pasaban y no dejábamos de hablar… y hablar. Si hoy me preguntan de que? respondería que no me acuerdo o simplemente de todo, de lo que nos gusta (ba) y de lo que no, y no importaban las barrabasadas que me salieran en inglés porque lo importante era el contenido y no la gramática. Ya habían pasado 7 horas y el entusiasmo no se agotaba… así que quedamos en continuará para el día siguiente.

Debo aclarar que en esa época internet era vía módem y con esto quiero decir que el teléfono fijo quedaba inusable por el resto de sus días… bueno, durante el día, cuando no había nadie en la casa quedaba la opción del contestador en caso de que el mensaje fuera urgente!

Anuncios

Un comentario en “Junio 6

  1. alejo

    Como olvidar esas horas de sábado…..eran para mi las definitivas en mi adolescencia; y tu muy contenta, casi felina sentada en el sofá mirando el urapan y yo esperando las llamadas que nunca iban a entrar………pero si con el bíper de tauro 30….mil gracias ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s